gripe

©hmerinomx

ResearchBlogging.orgPasado más de un año desde los primeros casos de Influenza A H1N1 en México, tuvimos más de 18000 defunciones con diagnóstico confirmado en laboratorio y reportado a la OMS. Seguramente una estimativa inferior al número total de casos.

De los casos confirmados, la mortalidad promedio fue de 0,5%, cerca de la gripe estacional. Los valores de mortalidad varían bastante de acuerdo con el país, y dentro de un mismo país varían de acuerdo con diferentes estudios, lo que deja en evidencia la necesidad de testes más disponibles y de un consenso en el tipo de medida adoptado.

Diferentemente de la gripe estacional, más de 90% de las muertes están concentradas en personas con menos de 65 años, consecuencia de la inmunidad previa que los ancianos tienen. Las embarazadas fueron las más afectadas, aunque representen entre el 1 y el 2% de la población general, constituyeron del 6 al 10% de las muertes por la gripe. Otros grupos que también están con el sistema inmune alterado, como obesos e inmuno comprometidos, también comprenden a los más susceptibles.

Tratamiento

Aunque exista la ya reportada resistencia a las drogas de la familia de las adamantanas,el virus de Influenza de origen porcina puede ser tratado por inhibidores de sialidase, las drogas Oseltamivir y Zanamivir. Oseltamivir, disponible por vía oral y más barata, aún es una forma bastante efectiva de tratamiento, reduciendo la severidad de los síntomas y la duración de la internación.

Algunos casos de resistencia se encontraron, en su mayoría aislados y en pacientes con falla de tratamiento, principalmente en casos de terapia prolongada. Raramente pacientes sin histórico de contacto con la droga fueron encontrados con virus resistentes, y la transmisión de este tipo de virus también fue confirmada.

Conclusiones

Todavía tenemos bastante dificultad en el diagnóstico de Influenza como un todo. El método principal, la técnica de RT-PCR (amplificación del material genético del virus), depende de tecnología reciente y tiene poco acceso a locales más pobres, además de depender de muestras colectadas durante el período de la infección. Aún carecemos tanto de formas más baratas y accesibles para detección del virus como de tratamientos más diversos y baratos.

Influenza A H1N1 parece caminar hacia un virus estacional con síntomas y casos próximos a los de la gripe común, pero los rumbos evolutivos del virus son imprevisibles. La red de vigilancia y prevención montada anteriormente para la gripe aviaria, y la virulencia dentro de lo “normal” de este virus contribuyeron para que la gripe porcina no causara mayores daños. Pero aún estamos lejos de estar protegidos contra linajes más patogénicos, en el caso de que alguno de estos sea transmitido con más facilidad.

Fuente:
Writing Committee of the WHO Consultation on Clinical Aspects of Pandemic (H1N1) 2009 Influenza, Bautista E, Chotpitayasunondh T, Gao Z, Harper SA, Shaw M, Uyeki TM, Zaki SR, Hayden FG, Hui DS, Kettner JD, Kumar A, Lim M, Shindo N, Penn C, & Nicholson KG (2010). Clinical aspects of pandemic 2009 influenza A (H1N1) virus infection. The New England journal of medicine, 362 (18), 1708-19 PMID: 20445182