¿Por qué los más viejos fueron los menos afectados por la nueva gripe?
porquinho

©be_khe


ResearchBlogging.orgLos ancianos, principalmente aquellos con más de 65 años, o sea, los nacidos antes de 1944, constituyen parte de la población menos afectada por la gripe h1n1. Fue sugerido y posteriormente confirmado por el CDC que se trata de inmunidad previa al virus. Probablemente, estas personas ya habían sido expuestas a un virus parecido lo suficiente con la nueva gripe H1N1 haciendo con que los anticuerpos desarrollados sean aún protectores.

Y esta idea fue puesta a prueba por un grupo de investigación de Mount Sinai School of Medicine. Utilizando ratones como medidores en el desafío letal, ya que estos animales mueren cuando son infectados por la cepa de 2009, ellos fueron capaces de probar la protección ofrecida por anticuerpos desarrollados contra varias cepas de Influenza humanas, de 1918 a los días actuales.

Por más que parezca extraño, anticuerpos contra cepas humanas sean eficaces contra virus porcinos, recapitulando la historia de nuestras gripes veremos que eso no es nada absurdo. Tanto humanos como cerdos fueron infectados por una cepa aviar poco antes de 1918, que desde entonce evolucionó paralelamente, con algunos encuentros ocasionales.

Y efectivamente esta semejanza fue confirmada. Ratones infectados con virus humanos inactivados de 1918 a 1943 para desarrollar anticuerpos estaban protegidos contra el virus pandémico de 2009, así como los ratones infectados con el virus porcino común o con la cepa porcina de la vacuna de 1976. Mientras los infectados con cepas más nuevas no estaban protegidos y terminaban muriendo en contacto con la gripe H1N1 reciente. Esto muestra que hasta 1943 las cepas humana y porcina aún no habían divergido lo suficiente para acabar con la inmunidad cruzada, y que esta semejanza aún está presente en los virus de los cerdos. Así, las personas que fueron infectadas con cepas más antiguas o fueron vacunadas en 1976 ya cuentan con inmunidad protectora contra la nueva gripe H1N1.

Las implicaciones de este estudio son varias e importantes. Principalmente, muestra que se debe dar prioridad a la vacunación de jóvenes con la nueva vacuna que está siendo distribuida, ya que los más viejos están inmunes, otra implicación importantísima, es el papel de los cerdos. Antes vistos apenas como intermediarios entre aves y humanos, aparecen también como portadores de virus que nos infectarán ya que nuestro sistema inmune se olvidó. Tales virus pueden atacar nuevamente a humanos y encontrar toda una población susceptible nacida después de que la cepa humana se diferenció más de la porcina.

En segundo lugar, podemos ver de otra forma la historia evolutiva del Influenza en humanos y cerdos. Aunque ambos tengan un origen común, seguirán sus caminos con tasas diferentes de evolución. El virus humano se encontró con una población creciente, heterogénea y con un tiempo de vida largo lo suficiente para que una sola persona sea infectada más de una vez, esto favorece cepas que llegan a variar lo suficiente para escapar de la inmunidad previa. Al paso que, los virus porcinos encuentran un hospedero con una población menor, que sufre menos migraciones y es más homogénea (ya que nosotros artificialmente seleccionamos y cruzamos apenas los individuos más productivos), que es renovada periódicamente.

Todo esto debe contribuir para que los cerdos sirvan como verdaderos museos de Influenza, manteniendo cepas que ya no circulan más entre personas y pueden ser fuentes de nuevas cepas pandémicas, como acabamos de descubrir en la práctica. Entre ellos están los virus H1 y H3 que infectaron cerdos de 1990 a la actualidad.

Fuente (vía This Week in Virology):

Manicassamy, B., Medina, R., Hai, R., Tsibane, T., Stertz, S., Nistal-Villán, E., Palese, P., Basler, C., & García-Sastre, A. (2010). Protection of Mice against Lethal Challenge with 2009 H1N1 Influenza A Virus by 1918-Like and Classical Swine H1N1 Based Vaccines PLoS Pathogens, 6 (1) DOI: 10.1371/journal.ppat.1000745